FANDOM


Origen

El pequeño ser dentro del huevecillo era insignificante junto a sus padres, pero ellos sabían que tenía algo especial, en el sentido en que poseía una mayor habilidad que el resto de su especie.

Al nacer, su madre lo acogió delicadamente con sus brazos, y de su boca salieron unos tentáculos que se metieron por las fauces de su hijo. Descubrió que poseía unos génes extra que le permiten que alcanzar una evolución más específica, fuerte, e incluso acelerada.

Sus padres le relataron todo esto a la Reina de la ciudad, la cual inmediatamente tomó al pequeño e hizo lo mismo que su progenitora, dándose cuenta de que sí era cierto lo que decían.

La Reina se lo llevó a un laboratorio junto otros científicos, y sus progenitores, se fueron de vuelta a su hogar.

¿Cuánto tiempo de vida le quedaba a ese mundo? No mucho, según los más sabios. ¿Cuánto tiempo tardarían en repoblar otro? La misma respuesta, agregando que habría dificultades. ¿Dónde y cuándo irían a un planeta habitable? Muy pronto, a uno un tanto lejano en el que se mandarán a los Sharedytianos más fuertes.

El planeta, en resumen, escaseaba enormemente en flora y fauna, ya que en la segunda fueron devorados varios carnívoros hasta el punto de extinguirse; cuando los herbívoros vivían en paz, no había quiénes reduzcan sus poblaciones y comieron casi toda la vegetación dejándola en lugares lejanos o difíciles de alcanzar, y murieron de hambre. Entonces, ¿quiénes o qué quedaban? Unas pocas plantas que morían por las condiciones climáticas que llegaron inesperadamente, y los Sharedytianos, raza que poseía una gran inteligencia y que podían acostumbrarse a cualquier situación, pero no tan rápido y de drásticos cambios.

Su objetivo es crear cápsulas de carne de animales fallecidos y otros de su especie para mandarlos a otros planetas y preparar a algunos ejemplares de sí mismo para el viaje, pero súper dotados. Debían hacer la “nave” de ese material para que se regenerase en caso de sufrir daños o provocárselos a los huevos-cápsulas de las crías.

Las famosas “cápsulas” eran restos de huevos que los científicos reconstruyeron y modificaron para mantener a los especímenes a salvo y evitar su crecimiento.

La Reina en persona llevó al ser a una de las naves orgánicas para que los soldados lo colocaran dentro.

El ansiado día llegó, con casi todos los Sharedytianos mirando las cápsulas que las harían despegar unos cañones, sumado a que enviaron pequeñas sondas a los planetas destino y otras en las naves para que lleguen a donde deben.

Despegaron y todos estaban emocionados, y fue ahí cuando recordaron que en el planeta que tenía mayor vida y abundancia en especies, había “leyendas” de que había 35 Reyes tan poderosos, que uno solo de ellos podría destruirles un buque de guerra.

Quisieron cancelar ese lanzamiento, pero ya era tarde, porque uno de los lanzadores se negaba a ordenar la retirada de ésa. Hubo una feroz pelea, pero escapó con los soldados allí dentro.

Encuentro inesperado

Estaba a unos meses de llegar, y la sonda activó un sistema que les permitiría empezar a re-desarrollarse de nuevo. Uno de ellos abrió sus ojos, pero sólo podía parpadear y mirar el espacio a través de su “ventanilla”.

Estando casi cerca de su llegada (unos miles de kilómetros), el que la Reina sostuvo y “renació” primero, usó su boca y dientes poco desarrollados para devorar a los demás que aún yacían dentro sin siquiera haber podido defenderse. Él era el más fuerte.

Cuando la bola de carne impactó contra el suelo, ésta empezó a provocar que la flora del lugar se volviera morada y negra, a unos 20 metros de la base. La fauna parecía mutar y morir a los pocos segundos.

Croone, el ser, salió de su huevo y al ver una ardilla a punto de morir, se abalanzó sobre ella y la devoró viva, junto a otros insectos que pasaran cerca.

Caminó un rato hasta llegar a un vehículo móvil con 2 formas de vida, 2 humanos. El sujeto besaba a quien parecía ser su novia, y estaban a punto de hacerlo, hasta que el hombre se quedó inmóvil. La criatura atravesó su pecho y la chica quiso huir, pero por el peso del difunto no pudo.

Al finalizar su cena, se acobijo en los restos y empezó a crearse de éstos, un huevo del mismo color de antes; morado y negro.

Los días pasaron, y el cascarón se rompió, mostrando a un ser humanoide, alto, con garras, cola y afilados dientes. Presintió que una gran masa de calor se acercaba a él, y se puso en posición de defensa sobre el capo del auto.

De los arbustos se asomó una cabeza humana. Su mitad izquierda era metálica y tecnológica, y la otra, normal; carne y hueso. ¡Zacarias estaba impresionado por el espécimen que vio! Le resultaba tan maravilloso que rió desquiciadamente, y después de eso, lo miró con una sonrisa que detonaba cierto placer al imaginarse abrir su cuerpo.

Croone apuntó su cola hacia él, y Zacarias sacó todo su cuerpo: metálico por completo, a excepción de lado derecho de su rostro. Caminó con sus gigantescos brazos y piernas en cuatro lentamente, con la intención de abalanzarse. El alien echó un gran rugido que hizo que las aves de los alrededores salieran volando, y que el ojo mecánico del gigante hiciera interferencia y le diera dolores. Eso le dio tiempo para huir.

Después de recuperar sus sistemas en pocos segundos, Zacarias observó desesperadamente los alrededores en busca de aquel monstruo, pero no tuvo éxito. Golpeó el suelo con enojo que lo agrietó y se fue de allí, no sin antes tomar una muestra de lo que sea que se hallaba en el automóvil, guardándola en pequeños frascos dentro de sus brazos y cuerpo.

La misión de Croone ya estaba asignada por nacimiento: cazar, comer y evolucionar hasta alcanzar su forma final; destruir a las principales amenazas del planeta y llamar a su especie para colonizarlo.

-La conquista… ha empezado - Dijo la Reina mirando la lucha que había dentro de sus propias ciudades en su planeta, Sharedýt.-. Espero que esos supuestos Reyes no existan.-

Epílogo: Asalto

Los policiales habían rodeado hasta con helicópteros el banco, aunque todavía no actuarían ya que dentro había varios rehenes y estaban en posesión del criminal más peligroso del país y limítrofes.

El jefe de la policía, tembloroso, tomó el altavoz y dijo:

-E-estamos dispuestos a negociar.-

Un rubio de ojos azules asomó su cabeza por la gran puerta de madera con una sonrisa un tanto siniestra, y sin temor alguno de que le disparen contestó:

-Un jefe de policía no tiembla de esa forma, idiota. Si quieres que nosotros negociemos pacíficamente, retírense.-

-T-tengo órdenes d-de no dejarte ir.-

Se escucharon varios disparos dentro, gritos, y por la puerta salió un hilillo de sangre. El mafioso dijo que les faltó uno, y se oyeron unos 4 o 5 tiros más:

-Fue un placer hacer negocios contigo. Adiós.-

El hombre, boquiabierto y sin saber qué hacer y decir, cayó de rodillas contra el suelo y soltó el altavoz. No fue puro acto, de verdad acabaron con todas las personas capturadas.

-Tú sí haces respetar tu título como el criminal más poderoso y peligroso del área.-

-Jaja, gracias, Rich.-

-¿Nunca has pensando en cambiarte tu apodo?-

-No, Thomas, me gusta el que me pusieron… Bones Crack es acorde al placer que siento cuando rompo huesos.-

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.